Escrito por - - 0 Comentarios

IN-EDIT NESCAFÉ nos trae Güeros, la primera película del mexicano Alonso Ruizpalacios. Un Road-Movie interesante. Con un relato con gracia aunque inicia con una excesiva parsimonia que incita a pensar en que imperará el tedio y que nada sucederá. Pero no es así: la historia se pone en marcha a poco más de media hora de metraje luego de haber generado la atmósfera idónea para comenzar el viaje -bajo un matiz de escape y búsqueda- de tres jóvenes por distintos puntos de México. Una postal en blanco y negro de realidades distintas, como si se tratase de una radiografía a examinar por el espectador.

El contexto que propone Ruizpalacios es la de un México exaltado por la huelga estudiantil de la UNAM de 1999 en donde más que un movimiento fértil, cohabitan en el caos distintas convicciones. Sin embargo, existen incrédulos que se mantienen al margen como si estuvieran “en huelga de la huelga” y prefieren tomar completa distancia. Esta arista es la que predomina como el combustible necesario para el viaje de los muchachos para escapar de su realidad actual: la de una juventud desencantada.

 

Epigmenio Cruz, la búsqueda de un desconocido

Tomás se va a vivir con su hermano Fede, más conocido como Sobra, luego de haber agotado la paciencia de su madre. Ambos tienen en común el gusto por la música que su padre solía escuchar. Un tal Epigmeo Cruz. Un músico desconocido que pudo haber salvado al rock nacional.

De este tipo se dicen cosas, y dentro de ellas, la más perfumada a leyenda: que su música hizo llorar al mismísimo Bob Dylan. Cierto o no, Epigmeo Cruz cuenta con la completa y más inocente veneración de Tomás quien lleva a todos lados el cassette del artista.

Cierto día un diario local informa que este héroe anónimo y desconocido fue internado de urgencia y se encuentra en estado crítico a consecuencia de una cirrosis. Los médicos -continúa la noticia- se muestran poco optimistas… Se está muriendo una leyenda. Una leyenda que nadie conoce.

Aquí es cuando surge una idea: ir a verlo. ¿El motivo? Porque nadie más lo hará.

Esta presunta agonía del ídolo sumada a una necesidad de huir del desencanto, llevará a Tomás, Sombra y su amigo Santos a despedirse del artista que hizo llorar a Bob Dylan.

Epigmenio Cruz

 

Distinguida pero anémica

La narrativa de la película es lo más a destacar: planos bien cuidados, otros a propósito agitados, acción fuera de campo (que es lo más interesante). Tiene un lenguaje audiovisual muy plástico. Casi mágico.  Como cuando la cámara gira en 180° y  la sombra del niño que corre toma su lugar en el recorrido. Además de un manejo al borde de lo experimental que consigue con el ruido. Gran acierto. Ruizpalacios sale airoso al cruzar con éxito los cánones convencionales con su apuestas sugerentes.

Pero siendo sinceros, no es la gran cosa. Habrá ganado un importante número de premios internacionales, es cierto, pero no caigamos en la ingenuidad. Eso no significa nada hoy en día.

Güeros no es más que una mezcolanza débil de temas sociales como la miseria, manifestaciones, drogas, delincuencia, violencia, clases sociales, plasmadas en un acuarela muy mezquino hecho con una muy diluida tinta china.

Cierta parte de la película es muy lúcida al explicar el porqué películas latinoamericanas -y en especial las mexicanas como esta- suelen contar con la simpatía de los europeos y adjudicarse galardones. De ello no hablaré, pero para que lo hilvanen a esta crítica en su debido momento.

Lo que sucede con Güeros es que lo interesante se hace irrelevante. Claramente un recurso propio del suspenso de Hitchcock quien, solo él y un puñado de directores más, pueden utilizarlo con maestría.

Alonso Ruizpalacios aborda la búsqueda de Epigmenio Cruz como un Macguffin, lo que es imperdonable; y sumado a ello, termina con un vacío tan propio del cine independiente. Una sensación de inacabado. Cotidiano. Simplón. En otras palabras, Güeros es una buena historia, pero ahí queda. Y nada más. Porque la gran historia, la de la búsqueda de un músico legendario, poco a poco se vuelve anémica perdiendo fuerza e interés en beneficio a una sugerencia romántica entre una joven de clase alta con uno de clase baja.

Queda una sensación que siguen con la historia de Epigmenio Cruz como una obligación. Una piedra en el zapato la que hay que sacarse pronto.

De si la recomendaría, sí (por su apuesta narrativa). Pero solo por eso. El resto es adorno frugal, insípido y una gran desilusión.

 

Lunes 7 – 21:00 h. – Centro Arte Alameda
Domingo 13 – 22:00 h. – Teatro NESCAFÉ de las Artes

Para más información del festival vista su página: www.inedit-nescafe.cl

 

Güeros (2014)
Güeros poster Rating: 7.6/10 (978 votes)
Director: Alonso Ruizpalacios
Writer: Alonso Ruizpalacios (screenplay), Gibrán Portela (screenplay)
Stars: Tenoch Huerta, Sebastián Aguirre, Ilse Salas, Leonardo Ortizgris
Runtime: 106 min
Rated: NOT RATED
Genre: Comedy
Released: 20 Mar 2015
Plot: Tomas is too much for his lone mother so she sends him to live with his older brother Federico, aka Sombra, in Mexico City.