Escrito por - - 1 Comentario

La primera de todas: Dark star

La bomba junto al teniente Doolittle tratando de ponerse de acuerdo.

La bomba junto al teniente Doolittle tratando de ponerse de acuerdo.

Cuando se está frente a una película aburrida, se está frente a una película aburrida. Dark star (1974) cabe dentro de esta categoría; y cosa lamentable porque se trata de la ópera prima de John Carpenter. La primera de las primeras.

La historia trata sobre una tripulación espacial algo torpe, algo aburrida, algo hippienta que vaga por el espacio en la nave “Dark star”. Un día, llegarán malas noticias desde la Tierra y se verán enfrentados a aceptarlas con resignación. Vagando y vagando, sucederá algo completamente inesperado: una de sus bombas nucleares con inteligencia artificial amenaza con detonarse debido a que una falla eléctrica la desprogramó. ¿Podrán convencerla de que se equivoca en base a reflexiones filosóficas? Eso está por verse…

Si bien el argumento no deja de ser interesante y atractivo como además de jocoso y en cierto sentido incluso original, le falta a gritos ritmo. Y eso es pecado. Se desperdició una buena historia por actuar con la más tediosa parsimonia.

*Ojo con que hay dos versiones dando vueltas. La primera, respetando el montaje que Carpenter quería (que dura 68 minutos); y la segunda, definitivamente más comercial, con mayor duración (+ 15 min.) y que puede resultar algo más entretenida si se le quiere. Al menos así me pareció a mí luego de ver ambas.

La más entretenida: They live

La premisa de They live es que realidad no es lo que aparenta...

La premisa de They live es que realidad no es lo que aparenta…

La verdad no fue una decisión difícil. Basada en el cuento de Ray Nelson “Eight o’clock in the morning”, They live, se consagra para mí no sólo como la más entretenida, sino indiscutidamente como la mejor. Vamos por partes: la historia es muy atrapante. Cuando agarra el ritmo, no hay nada que la pare; y por lo demás, si bien está inspirada en el cuento de Nelson, resulta nueva. Lo que hizo Carpenter fue darle estilo a la narración. Ya no se trata de un simple y azaroso despertar a la realidad (como lo propone Ray Nelson), sino de unos anteojos que permiten ver más allá de lo evidente. ¡Y vaya acierto! Lo que logran los anteojos es un juego cinematográfico muy lúdico, muy cómplice. Que cae bien de inmediato y que juega con las tonalidades de colores.

Además tiene diálogos de culto y una apuesta creativa interesantísima. Y como si fuera poco, presenta un fuerte contenido crítico acerca de que somos esclavos del sistema capitalista desenfrenado en el cual vivimos insertos (sin estar muy consciente de ello) en función a mensajes subliminales.

Finalmente, cuenta con una escena memorable de pelea espectacular y la dupla que se arma entre John y Frank funciona muy bien. Tiene acción y una suerte de terror hilarante que en definitiva es el gran encanto de esta película.

Bonus track: Body bags


La razón de porqué Body bags la propongo como un Bonus track es básicamente por dos razones: primero, al ser un telefilme no se trata estrictamente de una película en todas las de la ley; y segundo (y más importante aún) porque si bien son tres historias, dos solamente son de Carpenter. Hay una tercera que le corresponde a Tobe Hooper siendo ésta absolutamente innecesaria.

Body bags cuenta con cierta simpatía. El formato es estilo “Cuentos de la cripta” en donde un desquiciado hombre (que todo indicara trabaja en la morgue en donde se encuentra), va presentando las historias de una manera bastante genial. Y para sorpresa de todos, el actor bajo el maquillaje es nada menos que John Carpenter. También, el mismo nombre de la película (en español: “Bolsa de cadáveres”) le otorga estilo. Cada bolsa, una historia. Y por bolsa se pretende aludir a cómo guardan a los muertos irreconocibles en la morgue). Por ahí va el juego.

En definitiva, la historia que se hace una imperdible para ver y justifica esta mención honrosa es la segunda en aparición que se llama “Hair”. Entretenida, absurda, terrorífica, divertida.

*También hay más de un cameo de directores del género terror como sucede con Wes Craven en la primera historia sólo por nombrar uno. Los demás, se los dejo a ustedes.